Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Secciones

Contacto

902 22 88 99

902 22 88 99

Venta, alquiler y servicio de carretillas elevadoras. Solución Logística Integral.

Teléfono móvil y carretilla elevadora, malos compañeros

Si conducir con un móvil en la mano aumenta hasta cuatro veces las posibilidades de accidente, ¿qué ocurre cuando se hace conduciendo una carretilla elevadora con carga? el riesgo aumenta exponencialmente.

Si en numerosos países está prohibido hablar por el móvil mientras se conduce, no es porque sí, es porque está más que justificado. Según estudios realizados esta práctica aumenta hasta cuatro veces las posibilidades de accidente, pudiéndose comparar los riesgos a los de conducir bajo los efectos del alcohol.

Teniendo en cuenta esta realidad, si cualquier actividad que distraiga al conductor de forma visual o cognitiva incrementa el riesgo de accidente, ¿qué ocurre cuando lo que se conduce es una carretilla elevadora? pues ocurre que el riesgo tanto por el entorno como por el tipo de vehículo aumenta exponencialmente, máxime si se está transportando una carga.

Paradójicamente y a pesar de este hecho, en España no se infringe ninguna ley si se lleva un móvil en la mano mientras se conduce maquinaria pesada, y es responsabilidad última de la empresa, en caso de que el operario desatienda lo que dicta el sentido común, delimitar su uso estableciendo normas.

Evaluando los de riesgos

Quizá, por empezar por algo, debería llevarse a cabo una evaluación de riesgos, para establecer cuándo y  si se deben hacer o no llamadas por teléfono, es más, este factor es importante incluso a la hora de establecer el tipo de carretilla que se precisa.

Es muy aconsejable por ejemplo prohibir a los conductores recibir o realizar llamadas personales cuando estén operando con la carretilla, y ni que decir tiene el uso tan extendido e indiscriminado que, todos en mayor o menor medida, hacemos del WhatsApp, considerado en la actualidad el principal medio de distracción en el trabajo. Conducir una carretilla con carga mientras se chatea roza la inconsciencia más absoluta, y aún así, y por desgracia, se hace.

Cuando en un puesto de estas características haya una razón fundada para usar el teléfono con fines profesionales (por ejemplo cuando un operario tenga que comunicarse con algún compañero) podría considerarse la posibilidad de instalar un kit de manos libres o algún sistema específico de comunicación más seguro que el teléfono móvil para utilizar en almacenes o este tipo de entornos.

El tema merece una reflexión con más detenimiento

Lo cierto es que nos distraemos muchas veces, no sólo al hablar por el móvil o al escribir mensajes, hay otros muchos motivos, incluyendo cuando un carretillero pierde el control al intentar un objeto que no está correctamente colocado o fijado y corre el riesgo de caerse en la cabina. Este objeto podría ser un teléfono móvil, el metro, un cuaderno, incluso algo tan simple como un bolígrafo.

El problema es cuando, por un acto reflejo arriesgado y desproporcionado, teniendo en cuenta lo que realmente vale o importa lo que se pretende coger, nos arriesguemos a volcar con la carretilla, se pueda realizar un atropello o se produzca una colisión con fatales consecuencias.

¿Merece la pena el riesgo?, ¡creemos que no!

Resolvamos estas posibles situaciones de forma anticipada, evaluemos riesgos, ya que con esta información podremos valorar cuándo y, lo que es más importante, si se deberían hacer llamadas o usar un móvil. En caso necesario consulte con su servicio técnico para que le ayude a encontrar posibles soluciones, como sistemas de comunicación o dispositivos de seguridad para su colocación.

Como segunda recomendación, cuando piense en adquirir una carretilla nueva, contemple la posibilidad de que ésta disponga de espacios amplios y adecuados para almacenar elementos como esos móviles, bolis, cuadernos, botellas y demás que se tienen que tener a mano pero que nos pueden provocar una grave distracción.

En nuestra mano darle una solución segura a este problema que, por desgracia, año tras año provoca tantos accidentes, dentro y fuera  de nuestras empresas.